La explosión del “fur free” en la moda

La explosión del “fur free” en la moda

El mes pasado Dolce & Gabbana hizo noticia como una de las etiquetas de moda que más recientemente declaró la prohibición del uso de pieles en sus diseños. Este importante gesto es un avance hacia un mercado del lujo más ético, aún así dejando cuestionamientos hacia marcas que aún no dan el paso.

Durante el siglo XX, el uso de pieles fue fundamental para que muchas casas de moda pudiesen volverse sinónimo de lujo y opulencia. Aunque nos parezca que las pieles de animales tienden a hablarnos de una época determinada en la moda, lo cierto es que en la primera década del siglo XXI su uso indiscriminado se disparó. Un aumento de un 70% en su consumo entre los años 2000 y 2010 volvió a poner a la industria de la moda en la palestra como una industria que no está en sintonía con las exigencias éticas que se esperan de ella. ONGs como PETA han sido enfáticas en su activismo e incluso han asesorado a algunas marcas para certificarse como libres de uso de pieles. Asímismo, organismos como la Fur Free Alliance han establecido directrices para la fabricación de piel sintética, de manera que ésta sea lo menos contaminante posible.

...

Uno de los pioneros en abandonar las pieles fue Calvin Klein en 1994, mientras que otra voz vanguardista como la de Vivienne Westwood, declaró el cese definitivo en el uso de peletería en 2007. Otras importantes marcas se han sumado a esta cruzada, como el caso de Prada y Gucci que no sólo buscan eliminar el uso de pieles, sino invertir fuertemente en investigación para encontrar sustitutos del cuero. Una de las grandes motivaciones para suprimir el uso de pieles es el costo que supone implementarlas como un material noble. Y es que la peletería es uno de los oficios artesanales que más inversión le reportan a las marcas, resultando en productos que dejan márgenes austeros y cuya salida al público termina siendo un dolor de cabeza comunicacional en cada temporada. En este caso, Dolce & Gabbana ha manifestado un compromiso con sus proveedores de peletería para ir de la mano con ellos en este cambio sustancial y para trabajar codo a codo en la elaboración de nuevos materiales sustitutos.

A pesar de estos esfuerzos, el gran golpe lo dio el holding de lujo Kering en marzo de 2021, cuando François-Henri Pinault, su CEO, anunció que para las colecciones 2022 el conglomerado ya no volvería a incluir pieles en las colecciones de sus marcas. De esta manera, además de los esfuerzos previamente hechos por Gucci y Balenciaga, el grupo de lujo ya habrá eliminado para siempre las pieles del resto de sus marcas, como Saint Laurent, Brioni, Bottega Veneta y Alexander McQueen.

La inclusión de Dolce & Gabbana dentro de la lista blanca de la moda ha levantado grandes discusiones sobre marcas emblemáticas que aún no se han pronunciado sobre el uso de las pieles en sus productos. Louis Vuitton, Dior y Fendi son algunas de las casas de moda más populares que han evitado hacer declaraciones al respecto y que están siendo blanco de críticas por quienes abogan por una moda ética y sustentable.