Green Bond Meter: La criptomoneda amiga del medio ambiente.

Green Bond Meter: La criptomoneda amiga del medio ambiente.

El valor de cada Green Bond Meter (GBM Coin) está respaldado en un metro cuadrado de un terreno de 24.500 hectáreas en la provincia de Misiones, al noreste de Argentina, destinado a la recuperación de la biosfera nativa y su conservación.

...

La prestigiosa revista Forbes lo explica de esta manera: ”Green Bond Meter (GBM) es una criptomoneda respaldada en la preservación de un metro cuadrado de selva de deforestación”. Una reseña que muestra el entusiasmo con que el mercado ha recibido a este innovador proyecto Ecofintech, que tiene como objetivo colaborar con el medio ambiente y salvar al ecosistema. 

Su cofundador y CEO, es el Abogado argentino Juan Núñez, quien estuvo a la cabeza del reciente lanzamiento en Argentina de la criptomoneda, momento en que la compañía emitió alrededor de 500 mil tokens fungibles, que tienen un valor unitario de un dólar. Diseñados sobre tecnología blockchain de Ethereum, en su producción se habría logrado un ahorro energético de un 75%.

...

El valor de cada Green Bond Meter Coin está respaldado en un metro cuadrado de un terreno de 24.500 hectáreas en la provincia de Misiones (noreste de Argentina), destinado a la recuperación de la biosfera nativa y su conservación por un período de 100 años, para luego ser donado al Estado para crear un parque protegido.

Así, no sólo quienes invierten habitualmente en criptomonedas debiesen sentir interés por este lanzamiento, sino y quizás por primera vez, inversores de perfil ambientalista, empresas que estén trabajando en la reducción de su huella de carbono al 2030 y además, aquellas marcas que busquen realizar Ecobranding y acceder al mismo tiempo a créditos de carbono que emite la tierra que se cuida. 

Esta buena noticia se suma a otra novedad eco que llega desde el mundo blockchain. Recientemente se conoció que la organización Universal Protocol Alliance (UPA), lanzó Bitcoin Zero, una nueva versión de la quizás más popular moneda digital, pero que promete emisiones carbono cero.

Esto se logra a través de un paquete que combina un Bitcoin con la supresión de 10 toneladas de CO2 que persiguen proteger la selva tropical. Este paquete está certificado por varias agencias internacionales que validan el compromiso de la empresa cada vez que se acuña un Bitcoin Zero.