Proyecto Diablo

Proyecto Diablo

¿Se acuerdan de una foto ampliamente difundida por el mundo a través de Reuters, tomada por Goran Tomasevic en pleno estallido social? Esa foto que se convirtió en viral y se replicó por las redes en memes y stickers. ¿Se acuerdan?. Esa foto mostraba a un hombre vestido de traje y corbata, con unos lentes oscuros tipo aviador, sosteniendo una bebida “Frucola” mirando a su alrededor. ¿Qué tiene de especial? ¿Qué la hace diferente? ¿Por qué su rápida viralización?; por el contexto.

Así nace Proyecto Diablo.

Ese hombre que fue después apodado como “El hombre frucola” estaba en Plaza Dignidad en pleno fragor del estallido 2019, la foto lo muestra con su traje impecable antes o después de llevarse la bebida a la boca mirando hacia un lado; tranquilo, relajado, imperturbable, a su alrededor; el infierno. Un miembro de las FFEE de Carabineros luma en mano corre escasos centímetros detrás de él, más atrás; la revuelta. Manifestantes arrancan, otros, encapuchados lanzan piedras, no se ve el humo de las lacrimógenas, pero cualquier persona que alguna vez haya pasado por la ex Plaza Italia en ese tiempo y ve la imagen puede intuirla, casi sentirla y con esto reafirmar el imaginario de Infierno. Pero Gino Angel Royal Arce, el nombre detrás del personaje, mira imperturbablemente como el meme de John Travolta con su impermeable mira de izquierda a derecha, sin encontrar lo que busca.

Gino es un hombre común, un chileno testigo in situ de un momento histórico para nuestro país.

Esta es una de las potentes imágenes que estimularon a los teatristas Marcelo Leonart (Dramaturgo; “Noche Mapuche”, “Tú no eres, hermana, un conejo corriendo desesperado por el campo Chileno”), al diseñador escénico Nicolás Jofré y al actor Felipe Zepeda para crear; “Proyecto Diablo”.

Una obra de teatro escrita durante el fragor de la revuelta, pasada a lacrimógena, sudor y sangre.

La obra es un monólogo, nos muestra a un Chileno común y corriente, un pobre diablo siendo testigo de lo que está pasando, tratando de entender, de leer el momento, de ser parte de algo, de aquello. Es testigo, pero también partícipe.

Esos días fueron muy violentos y la obra indaga acerca de la violencia vivida, se cuestiona sobre ella; ¿qué es más violento: la piedra o la lacrimógena?, más allá de la ya manoseada frase “condenar la violencia venga de donde venga” la obra la muestra desde dentro, no desde las imágenes que vimos en televisión.

Al personaje que interpreta de manera magistral e inspirada Felipe Zepeda se le aparece el diablo, le respira, le habla mientras es testigo de esta fiesta a veces colorida y brillante, otras sangrienta y mortal, trata de ser parte de esta masa de gente que “a veces se transforma en un solo cuerpo, como si el diablo se hubiera liberado, o mejor dicho; como si la gente se hubiera transformado en ese diablo” como dice Zepeda.

El lugar donde se representa “Proyecto Diablo” es el Teatro del Puente, no es menor detalle, está a escasos pasos de Dignidad, los viernes no se puede hacer función por las manifestaciones, por las lacrimógenas (si, siguen ocurriendo aunque no lo muestre la televisión).

Este teatro también fue y es un testigo y participe del momento histórico que da pie a la obra, porque durante el estallido este lugar se transformó, con ayuda de la Cruz Roja, en uno de los tantos lugares que acogían y atendían a las víctimas de la represión policial.

Entonces durante la representación y gracias al universo sonoro/musical de Alejandro Miranda podemos sentirnos como si estuviéramos en medio de uno de esos viernes, pero tranquilos, estamos a salvo.

Antes de partir cada función en el Teatro del Puente, se advierte que como todo puente a veces puede vibrar, un poco, no hay porqué asustarse.

Durante esta obra el piso se mueve y ese remezón llega a nuestra alma gracias a la incisiva pluma de Leonart, al diseño de Jofré, la música de Miranda y por sobre todo a la extraordinaria performance de un gran actor como Zepeda que sostiene la obra sobre sus hombros con emoción, verdad y talento, mucho talento.

Antes de unas elecciones presidenciales marcadas por dos visiones opuestas entre sí, hágase un favor, un cariño, enfrente esta mirada, atrévase.

Felipe Zepeda estará en medio del escenario vestido con un traje común y corriente, una bebida, la música de Raphael (“…hoy para mí es un día especial puede ser mi gran noche…”) suena en el aire, las cacerolas protestando también, un 1213 grafiteado en un espejo…todo listo para encontrase con el diablo que le hablará a través de un caballo de metal.

“Cada uno es el diablo del otro, a veces ser diablo puede ser un orgullo, otras una maldición” Marcelo Leonart.

PROYECTO DIABLO

Dirección: Marcelo Leonart, Felipe Zepeda, Nicolás Jofré.
Dramaturgia: Marcelo Leonart.
Elenco: Felipe Zepeda.
Diseño integral: Nicolás Jofré.
Música: Alejandro Miranda.
Producción y difusión: Francisca Babul.
Prótesis: Javivi Misle, Franklin Sepúlveda.
Fotografías: Maglio Pérez.
Diseño gráfico: César Ramírez.

ÚLTIMAS FUNCIONES

Miércoles 15, jueves 16 y sábado 18 de diciembre

Función doble a las 17:30 y 20 hrs.

Entradas con sistema “Paga lo que puedas”: $3.000, $5.000 y $10.000.

Sólo venta digital en Ticketplus.

El 100% de los recaudado será entregado a la compañía.

Aforo máximo de 40 personas en público.

Se solicitará Pase de Movilidad.