Stella McCartney: Lujo Responsable

Stella McCartney: Lujo Responsable

La diseñadora británica celebra 20 años de vida de su propia firma, Stella McCartney, alzándose como uno de los referentes más importantes de sustentabilidad en la moda.

Femenino y esencialmente británico, así podría describirse el universo de Stella McCartney. Hija de padres famosos, la londinense ha debido batallar para demostrar que tiene un valor más que “ser hija de”. Sus primeros pasos en la moda mientras estudiaba en Londres y su consolidación son parte de un interesante recorrido en el que ha superado el escrutinio público para instalar su propio concepto de moda ética y sustentable.

Desde su niñez, Stella vivió rodeada de activismo animalista. Linda McCartney, su madre, le enseñó sobre los efectos humanos en la naturaleza. Fue así como la futura diseñadora comenzó a dar luces de su vocación a los 13 años, aprendiendo a usar la máquina de coser y haciendo su propia ropa. Luego, a sus 15 años logró el primer contacto real con la moda gracias a una pasantía que consiguió con Christian Lacroix en París. Esto fue determinante para que la joven Stella McCartney decidiera matricularse en la carrera de Diseño de Vestuario en la  escuela Central Saint Martins de Londres.

Después de su paso por la universidad, donde intentó pasar desapercibida como hija de Paul McCartney, Stella desarrolló un par de colecciones como diseñadora independiente. Pero su inevitable relación con el ex-Beatle fue una de las causas para haber sido reclutada por Chloé en 1997 para ser su directora creativa y reemplazar a nada menos que Karl Lagerfeld.

El año 2001 fue fundamental para Stella. Ese año logró estrenar su propia marca, Stella McCartney, con un aclamado debut en París. Desde entonces, Stella estableció principios para la no utilizar materiales de origen animal como cuero, pieles, plumas, entre otros. A lo largo de su trayectoria como marca, Stella McCartney ha sido pionera en aplicar ecosustentabilidad no sólo a sus colecciones, sino también a otras decisiones que afectan al negocio.

Para el año 2018, Stella McCartney ya había logrado importantes premios como los British Fashion Awards, la distinción como miembro de la OBE (Orden Imperial Británica), la implementación de una división de moda masculina, la creación de la primera línea de ropa deportiva de lujo en alianza con Adidas, así como el diseño oficial de los uniformes del equipo olímpico británico para las olimpiadas de Londres 2012. Stella McCartney ya era un nombre conocido con 51 tiendas alrededor del mundo. A pesar de sus éxitos, con ayuda de LVMH -conglomerado de lujo y competencia de Kering-, Stella logró comprar el control total de su empresa. A cambio, el grupo de Louis Vuitton la incluyó en su junta directiva como Consejera de Sustentabilidad. Algunos cambios implementados por Stella han sido la incorporación de mujeres a cargo de la dirección creativa de importantes marcas, como Maria Grazia Chiuri en Dior y Chloe Waight Keller en Givenchy. Así mismo, Stella ha promovido la utilización de viscosa de bosques jóvenes y acotados para obtener una cantidad controlada de este material, con el que hacen vestidos y chaquetas.

Finalmente, Stella McCartney es por excelencia una embajadora del lujo sustentable. Su rol ha sido fundamental para reeducar a la industria y los consumidores sobre el impacto medioambiental, cambiando nuestra percepción sobre lo que conocemos como “materiales nobles”. Su visión ha sido un verdadero ejemplo para las nuevas generaciones de talentos creativos, planteando procesos de diseño desde una perspectiva en la que exista vanguardia estética sin descuidar el desafío que enfrenta la moda en la actual emergencia climática. De esta forma, Stella McCartney representa un antes y un después en la línea de tiempo de la historia de la moda, removiendo conciencias y dibujando un nuevo futuro para integrar a la moda a la economía circular.