NBA Top Shot acuña un unicornio: cómo un competidor de Ethereum se aprovechó de la moda de los NFT

NBA Top Shot acuña un unicornio: cómo un competidor de Ethereum se aprovechó de la moda de los NFT

La aplicación tiene ahora más de 800.000 cuentas registradas, y 338.000 de esos usuarios poseen al menos un momento, lo que hace que la plataforma sea un orden de magnitud mayor que cualquier otro proyecto de NFT.

NBA Top Shot lo está rompiendo. A cinco meses de su apertura, la plataforma de coleccionismo basada en blockchain ya ha gestionado más de tres millones de transacciones y 460 millones de dólares en ventas en el mercado secundario. Ahora, con el interés de los coleccionistas por los tokens no fungibles alcanzando un punto álgido, el creador de la plataforma tiene una estadística propia que deja boquiabierto.

Dapper Labs ha recaudado 305 millones de dólares en una ronda liderada por la empresa de inversión tecnológica Coatue que valora la empresa de tres años de edad en 2.600 millones de dólares, dice una persona que conoce el acuerdo a Forbes. La ronda, que se anunciará hoy, eleva la financiación total de la empresa con sede en Vancouver a 357 millones de dólares.

“Es sólo más combustible en el tanque”, dice a Forbes Roham Gharegozlou, CEO y fundador de Dapper Labs, caracterizando la financiación como “una gran apuesta por las plataformas abiertas”.

También es una gran apuesta por los tokens no fungibles, o NFT, los activos digitales únicos que pueden comprarse y venderse utilizando la tecnología conocida como blockchain. En el caso de NBA Top Shot, se trata de la venta de vídeos de momentos destacados -o momentos, como los llama- que son recopilados por la NBA y vendidos en paquetes como una especie de tarjeta deportiva digital. Los paquetes tienen un precio acorde con la rareza de los vídeos que contienen, desde 9 a 230 dólares por tres o diez momentos.

Dapper Labs también se lleva una parte de las transacciones realizadas entre los usuarios, recaudando el 5% de cada una de ellas en el mercado secundario, como el momento de LeBron James que se negoció por 208.000 dólares el mes pasado. Los precios son volátiles, ya que se ven afectados cada noche por el rendimiento de los jugadores, las lesiones o los intercambios, y el volumen de transacciones también puede variar. Pero la demanda está aumentando: En los últimos 30 días, Top Shot facilitó más de 200 millones de dólares en intercambios secundarios, un ritmo que supondría unos honorarios de 120 millones de dólares anuales para Dapper Labs, además del dinero que recauda de las ventas de paquetes originales. Hasta la fecha, esto ha supuesto casi 49 millones de dólares, según los precios y cantidades de los paquetes que aparecen en el sitio web de Top Shot. La empresa reparte todos los ingresos con la NBA y la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto.

Al igual que el auge de las criptomonedas como el bitcoin, el mercado de NFT casi cuadruplicó su valor en 2020, superando los 250 millones de dólares, según un informe, con retailers y empresas de entretenimiento explorando aplicaciones. Pero eso solo ha sido el principio. Artistas musicales como Mike Shinoda y Kings of Leon han lanzado canciones o álbumes enteros como NFT en las últimas semanas. La manía culminó este mes con la venta de 69,3 millones de dólares de un compuesto digital de Mike Winkelmann, el artista digital conocido como Beeple, en una subasta de Christie’s.

A la cabeza está Top Shot. La aplicación tiene ahora más de 800.000 cuentas registradas, y 338.000 de esos usuarios poseen al menos un momento, lo que hace que la plataforma sea un orden de magnitud mayor que cualquier otro proyecto de NFT.

“Es imposible predecirlo, y si alguien te dice que podría, estaría mintiendo”, dice el veterano de los Miami Heat Andre Iguodala, que invirtió inicialmente en Dapper Labs el verano pasado y se unió también a esta nueva ronda de financiación.

Otros inversores en esta ronda son Andreessen Horowitz, Chernin Group, Union Square Ventures y Venrock, así como dos propietarios de equipos de la NBA: la leyenda del baloncesto Michael Jordan, propietario de los Charlotte Hornets, y Vivek Ranadivé, de los Sacramento Kings. También participaron más de 30 deportistas profesionales, entre ellos el delantero de los Brooklyn Nets Kevin Durant, el tercera base de los St. Louis Cardinals Nolan Arenado y el receptor de los Buffalo Bills Stefon Diggs.

Top Shot no es el primer intento de Gharegozlou en un negocio de NFT. Un esfuerzo anterior, un juego llamado CryptoKitties que permitía a los usuarios coleccionar y criar gatos como NFT, abrumó la blockchain de Ethereum en la que funcionaba; como el costo para completar una transacción estaba ligado al tráfico en el sistema, se disparó desde fracciones de un céntimo hasta varios dólares. El interés de los usuarios disminuyó rápidamente.

Gharegozlou formó Dapper Labs en 2018, llevándose la IP, el equipo y la tecnología detrás de CryptoKitties, pero pronto decidió construir su propia plataforma de blockchain, Flow, en lugar de repetir la experiencia con Ethereum. Se lanzó la primavera pasada, no mucho antes de que Top Shot comenzara en un beta privado limitado. Top Shot se abrió al público en octubre y, hasta ahora, ha demostrado ser capaz de manejar una base de usuarios que, según Gharegozlou, se ha multiplicado por 20 en sólo los últimos dos meses.

“El volumen de transacciones que hicimos en un año lo hacemos en un día en Top Shot”, dice Gharegozlou, de 35 años, sobre la diferencia con CryptoKitties. Warner Music Group y el desarrollador de juegos Animoca son algunas de las empresas que están creando productos en Flow, mientras que el mercado de criptomonedas VIV3.com ya está en la plataforma.